Escuchanos en vivo:

EN TIEMPOS DE PANDEMIA: LA SALUD UN DERECHO?

Compartir en

La pandemia desnudó muchísimas situaciones que tal vez la rutina diaria no permitía hacer que se visibilice.

Hoy sabemos, porque sentimos, que el sistema sanitario era deficiente, que los médicos son tan importantes porque son los encargados de cuidar nuestra salud, que sin enfermeros el sistema no funciona, que sin bioquímicos no podríamos tener un diagnóstico, que sin los choferes de ambulancia y camilleros no se podría derivar a un paciente enfermo, que sin agentes sanitarios los mas vulnerables no tendrían asistencia, que sin el personal de la limpieza no podríamos garantizar la higiene tan necesaria desde siempre, que sin el personal de la cocina y nutricionistas no habría dietas para el enfermo y que sin insumos no podrían  dar respuestas.

EL OTRO ROSTRO

Sabemos que con  la pandemia,  se acentuó la desocupación y se quebró el circuito económico, algunos son  beneficiarios de subsidios otorgados por Nación y otros deben a través de estrategias buscar la manera de vender sus productos, hasta reinventarse todos los días para poder llegar al día con un plato de comida en la mesa. Está también el padre de familia que busca insertarse en grupos de desocupados que buscan trabajar para poder mantener a su grupo familiar, que tienen cierta periodicidad de continuidad laboral de acuerdo a convenios que van firmándose en el camino.

Pero es importante también, paralelamente, decir que la salud tiene varios circuitos que se desandan a diario, mas ahora en tiempos de pandemia. Todos los días hay un camión que transita las rutas de la provincia llevando insumos necesarios para la realización de los hisopados en pacientes que están considerados como  sospechosos de COVID y vuelve con las muestras de los testeos realizados en los distintos hospitales, en el caso nuestro del Departamento San Martín, para que sean estudiados en Salta Capital.

Y aquí se presenta ese otro rostro, tal vez el menos deseado, el que denota la impotencia, la desesperación y la angustia de quién espera los estudios y por ende los resultados, para saber a que enfrentarse y como sigue su rutina. De mas está decir que toda una familia, una comunidad entera están a la espera de saber  quiénes son los “Nuevos Casos de COVID”  para saber si son contactos estrechos o no, como se contagiaron, entre otros interrogantes que tienen derecho a ser respondidos.

Ayer el camión que traía insumos para los hospitales no pudo pasar el corte de ruta en nuestra jurisdicción por la mañana, recién lo pudo hacer a las 15:00 horas , es el mismo que  lleva las muestras al Hospital de Salta donde se  realizan  los testeos.

Una paciente considerada como sospechosa de COVID, personal de la salud se preguntaba ayer: la Salud, es un DERECHO?.

Habría que replantear la toma de medidas en todos los ámbitos, porque también sabemos como decía Evita “Donde existe una Necesidad hay un Derecho” y todos sabemos que hay necesidades, hoy mas acentuadas, por la desigualdad que siempre existió y que en este presente parece que seguimos caminando la misma senda.

Sería importante replantear  otras formas de pedir o exigir respuestas. porque el coronavirus no distingue entre funcionarios o desocupados , entre profesionales de la salud o trabajadores del campo, entre niños o ancianos.

Ayer el camión que traía insumos no pudo pasar en tiempo y forma y fueron muchas las personas que tuvieron que realizar una parada forzosa, al igual que  en Antillas, donde no los dejan ingresar a su propia provincia.